Diego dijo

las mejores 1,000 frases de toda la carrera del “10”.

2005

Año

distal

Editorial

LA VIDA
Y TODO LO DEMAS

“A veces me agarran bajones, pero pongo
‘El Chavo’ y se me pasa todo…” (2001)

Su vida

-Me sentía Kennedy, me sentía Gorbachov, parado ahí (1995, en la Universidad de Oxford, cuando fue nombrado maestro inspirador de los sueños).
-En el cielo pasan cosas lindas, pero ya habrá tiempo para ver un recital de Elvis o charlar con Pocho Perón (2000).
-La gente tiene que entender que Maradona no es una máquina de dar felicidad (1982).
-Nosotros no éramos chicos de la calle; éramos chicos del potrero (1996).
-De tantos agujeros que tenía, en mi casa de Fiorito llovía más adentro que afuera.
-Si tengo que definir a Fiorito, digo lucha.
-¿Algún sueño por cumplir? Si no tenés sueños no podes seguir viviendo (2001).
-No estoy en contra de los homosexuales. Me parece bien que existan, porque de esa manera dejan más mujeres libres para los que somos machos de verdad (1987).
-A Matías Camisani (modelo publicitario) le comería la boca (1998).Si en siete años pasamos de jugar en la B a ganarle a Boca el partido de los siglos por todos los siglos, en poco más de 24 horas de caravana dejamos atrás los estruendos de la primera noche y nos despertamos en medio de las bellezas naturales de Argentina. Justo cuando el sol comienza a jugar a las escondidas con las montañas, y los rayos se filtran detrás de la cordillera, entramos al antiplano andino. Aún somnoliento, reconstruyo el itinerario que, imagino, trazamos en nuestra madrugada sin música: primero la provincia de Salta, de sur a norte, y después Jujuy, un paso raudo al costado de la capital provincial, San Salvador, y finalmente los colores de Purmamarca, nuestro último punto por la ruta 9 antes de doblar hacia el oeste por la 52, el camino que nos llevará hasta el Paso de Jama, la frontera con Chile.

-En la clínica hay uno que se cree Robinson Crusoe y a mí no me creen que soy Maradona (2004).
-Soy un hombre al que le cuesta mirarse en el espejo (1996).
-Déjenme vivir mi vida. Yo no quiero ser un ejemplo.

-La locura es algo tremendo. En la clínica me sentía como Jack Nicholson en “Atrapado sin salida”.
-No sé qué voy a hacer con mi vida (1994).

Tuve que madurar demasiado rápido (1995).
-De una patada fui de Fiorito a la cima del mundo, y ahí me la tuve que arreglar solo (2000).
-De chico, pasar el puente Alsina era como ir a Manhattan.
-Parezco una pelota de playa.
-Si me muero, quiero volver a nacer y quiero ser futbolista. Y quiero volver a ser Diego Armando Maradona. Soy un jugador que le ha dado alegría a la gente y con eso me basta y me sobra.
-Yo pensaba que no iba a llegar tan lejos con mi fútbol. El de arriba, el “Barba”, conmigo se zarpó. Me dijo: “Andá, rompela, hacé goles y dale alegría a la gente…”. Me dio demasiado, ¿no?
-Todo lo que hice fue con dinero que gané limpiamente. Por otro lado, sí, soy contradictorio, OK. ¿Y la historia argentina qué?
-Cuando me dicen que soy Dios, yo respondo que están equivocados. Soy un simple jugador de fútbol. Dios es Dios y yo soy Diego.
-De todos los apodos que me han puesto, el que más me gusta es “Pelusa”, porque me vuelve a la infancia. Me acuerdo de Fiorito, de los arcos de caña, de los Cebollitas, cuando jugaba por el sandwich y la coca. Aquello era más
puro.
-La noche nos gusta a todos. Y más a los jugadores de fútbol, porque tenemos facilidad de movimientos en el cuerpo y somos, justamente por eso, muy buenos bailarines. Esa es la razón por la cual a la mayoría de los jugadores nos gusta salir. Con equilibrio, una salida no le hace mal a nadie. Pero eso sí, personalmente no cambio una noche por un partido.
-Soy un privilegiado, pero únicamente porque lo quiere Dios. Porque Dios me hace jugar bien. Me hizo nacer la habilidad. Por eso me persigno siempre que entro a una cancha. Me parece que estaría traicionándolo si no lo
hiciera.
-De no ser futbolista me hubiera gustado seguir la carrera de contador.

-La bronca es mi combustible.
-Estoy perdiendo 5 a 0, faltan 2 minutos y el árbitro es Castrilli (1996).
-Tengo el ánimo por la alfombra (1996).
-Siguen hablando del Maradona jugador y no se dan cuenta que estoy más cerca de la cama que del entrenamiento (1996).
-Si me condenan, llevame dulce de leche (1997, ante la posibilidad de ir a la cárcel).
-El otro día jugué un rato al fútbol y me di cuenta que tengo menos piernas que una foto carnet (1997).

 

Otros libros

Ser de River

El último Maradona

El partido

La final de nuestras vidas

River para Félix